Guión de Mesías: Episodio 1

¿Quién es este antiguo personaje que aparece al epicentro de la historia?¿Es un gran maestro? ¿Un revolucionario? ¿Un Profeta? O ¿es realmente el Hijo divino de un Padre divino, el literal Salvador del mundo? Buscando contestar estas interrogantes, muchos estudiosos han dejado de lado la divinidad de Jesús y han separado al hombre mortal de aquel Jesús de fe… el Hijo de Dios. Hoy, intelectuales mormones buscan unir de nuevo la historia y la fe, el estudio científico y la revelación moderna, y así lograr un mejor entendimiento de quién era, y sigue siendo hoy, Jesús.

Ha sido llamado un labriego, un místico, un líder carismático, un maestro sabio y un influyente socialista. Sus palabras se han traducido a casi todos los idiomas y los relatos de sus muchos milagros se mencionan hasta en las culturas más remotas. Sin embargo, la historia de Jesucristo comenzó mucho antes de Belén. Al estudiar los registros bíblicos, junto con el Libro de Mormón y la revelación moderna, podemos apreciar más ampliamente a este Jesús de Nazaret. Para contestar la vieja pregunta sobre quién es este hombre debemos viajar al comienzo mismo: A la vida pre-mortal.

ANDREW C. SKINNER: Es sorprendente, dado el hecho de que el Nuevo Testamento habla tan profundamente del concepto de una existencia premortal, que hoy en día en el mundo los cristianos no mencionen mucho la existencia pre-mortal. Sabemos por ejemplo, que tenemos tanto como fuentes bíblicas como no bíblicas y alternas a la Biblia, así como fuentes ajenas al Nuevo Testamento, que mencionan el principio o el concepto de una existencia pre-mortal. Pero hay fuentes excepcionales que no solo hablan acerca de una existencia pre-mortal, sino que también, llegan al punto central de la existencia pre-mortal de Jesucristo. Y estas referencias datan de antes de la época de Jesucristo, o durante este periodo de los testamentos cuando Jesús llevó a cabo su ministerio en la tierra.

messiah jesus christ mormon filmCECILIA M. PEEK: Han sobrevivido en las llamadas literaturas patrísticas y más tarde se hacen referencias de Cristo como el Dios que visitó a Abraham y como el Dios del Antiguo Testamento. También encontramos referencias en Justino, Irineo y en otro bastante famoso tiempo después, un autor de la historia eclesiástica del Siglo V llamado, Sozeman, refiriéndose a una iglesia – de hecho es un sitio, en el cual una iglesia fue edificada por Constantino. Mamre era el lugar. Y Sozeman nos cuenta que este era un lugar donde había un gran mercado y donde se celebraban grandes acontecimientos, que tanto “judíos como —paganos— como Sozeman se refería a ellos — así como los cristianos lo consideraban como lugar central. Y lo consideraban central porque es en éste lugar donde “aquel que nazca de una virgen, aparecería a un hombre piadoso” – refiriéndose a Abraham. Así que es una referencia bastante explicita en sus creencias de que Cristo era realmente el Dios quien visitó a Abraham.

ERIC D. HUNTSMAN: El prólogo del evangelio de Juan, versículos 1 al18 del capítulo 1, se le conoce también como el Himno de logos — un himno, porque es de un estilo y una estructura diferente al resto del texto. Está escrito en coplas paralelas, casi como si fuera un poema hebreo, aunque fue escrito en griego. Pero quizás más importante que la forma del texto, es su contexto.

CECILIA M. PEEK: En archê ên o logos kai o logos ên pros ton theon kai theos ên o logos: Al principio era el verbo, y el verbo estaba con Dios, y el verbo era Dios. Si buscamos la palabra logos en el gran léxico griego, con el que cada estudiante de cultura clásica tiene que enfrentarse en esta vida, encontraríamos seis columnas en espacios sencillos escritos acerca de esta palabra. Puede significar historia, diálogo, debate, lógica, razón o inteligencia. Es una de esas palabras de gran riqueza y es tal vez la razón por la que Juan la escogió.

ERIC D. HUNTSMAN: Lo llamamos el Himno de Logos debido al termino griego logos, que convencionalmente es traducido como “el verbo” como en la biblia Reina Valera. Pero la palabra logos tenía un alcance semántico mucho más amplio en el griego clásico y bíblico. Logos, según Platón y algunos de los filósofos de inicios de la edad griega, es lo que nos distingue de los animales. No es que los animales no sientan y que no se puedan comunicarse, pero el logos fue el medio por el cual los pensamientos e ideas se comunicaban de una persona a otra. Así que puede significar “verbo” pero también puede ser “pensamiento”, “idea” o” razón,” “causa” etc. Cuando me comunico con otra persona mis pensamientos se convierten en palabras, y las palabras van a esa persona y en su cabeza se convierten en pensamientos. Así que logos es algo que puede afectar algo.

CECILIA M. PEEK: En Doctrina y Convenios, tenemos términos similares usados por Juan al describir a Cristo. Es más, es el testimonio de Juan el cual se manifiesta allí. Y les leeré una corta sección de este. Sección 93 de Doctrina y Convenios. Comenzando en el versículo 6 dice “Y Juan vio la plenitud de mi gloria y dio testimonio de ella. Y la plenitud del testimonio de Juan más adelante ha de ser revelada. Y él”—hablando de Juan “dio testimonio diciendo: ‘vi su gloria que él era en el principio, antes que el mundo fuese; así que en el principio era el Verbo, porque él era el Verbo, el mensajero de salvación, la luz y el Redentor del mundo; el espíritu de verdad que vino al mundo fue hecho por él, y en él estaba la vida y la luz de los hombres.” Así que lo que Juan nos dice se confirma a detalle en esta revelación de las escrituras moderna.

ERIC D. HUNTSMAN: Esencialmente nos dice que Dios existía y que Dios empezó a interactuar y comunicarse con algo más amplio por medio del significado de este Logos, que por supuesto nosotros llegamos a entender como su hijo unigénito. También tiene muchas e interesantes similitudes con el libro de Génesis, porque Génesis comienza su relato de la creación diciendo: “En el principio, Dios dijo, hágase la luz”. Fue el hecho de decirlo lo que causó que la luz fuera. Un lector que haga esa conexión, se percata de la similitud con la expresión en griego de Juan 1:1, “El Verbo” y, por supuesto, ya sea de la traducción griega de Génesis o en su hebreo original, se reconoce el concepto de logos.

RICHARD HOLZAPFEL: Hay otro pasaje interesante en el libro de Hebreos. En este pasaje, del capítulo 1, el autor dice, que en tiempos antiguos Dios ha hablado a Israel de varias maneras y le habló a su pueblo a través de los profetas. Después hace una sorprendente [UH] analogía: “Pero en este día El nos ha hablado a través de Su Hijo Jesucristo, por medio del cual él creó los mundos”. Algunas traducciones dicen el universo, como en la nueva versión internacional y algunas usan otros términos, pero la idea es que es Jesús, a través de quien escuchamos la palabra de Dios, en el día en que esta carta fue escrita, en la dispensación en la cual Jesús vino, es el mismo Jesús que fue el creador de los mundos, o del universo.

JOHN S. TANNER: El mar de Galilea. Como me gusta venir a Galilea. El solo nombre trae una multitud de historias del Nuevo Testamento que me gustan; Jesús caminando por sus costas y llamando a los pescadores que lanzaban sus redes al mar, “Ven, sígueme” y redes repletas de pescas milagrosas. Y una de las historias que más me gusta pudo de haber ocurrido en un día como hoy, cuando repentinamente surgió una violenta tormenta, como usualmente ocurre en el occidente allá en Tiberius. Y Jesús de pie en la popa del barco, en medio de la tempestad, ordenó al viento y dijo al mar, “Paz, paz cálmense. Y el viento cesó, y hubo una gran calma”. (Marcos 4:39).

Vemos que Marcos relata una interesante reacción que tuvieron los discípulos cuando esto sucede. El dice. “Y tuvieron gran temor, y se decían el uno al otro, ¿quién es este, que aun el viento y el mar le obedecen?” (Marcos 4:40). Los discípulos habían estado con Cristo por meses, y lo habían visto obrar muchos milagros, sanar a los enfermos, devolver la vista a los ciegos y hasta levantar un hombre de los muertos, sin embargo temieron muchísimo cuando vieron que este hombre por el cual habían dejado sus redes para seguirlo tenía poder hasta sobre los elementos. Eventualmente ellos llegaron a entender que los elementos y toda la creación obedecían a Jesús, porque Él mismo es el Señor de la creación.

CAMILLE FRONK OLSON: En Colosenses capítulo 1, comenzando en el versículo 12, hasta el versículo 19, habla de Jesucristo, quien “”es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda criatura” o en otras palabras, en griego “El primogénito de toda creación” haciéndonos ver que los cristianos entendían que Cristo era el creador, el primogénito, nacido y creado antes que cualquier otra cosa fuera creada. También en el versículo 17, “y él es antes de todas las cosas y por el todas las cosas subsisten”. En el versículo 16 habla incluso de Él como el creador: “por él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles”. Pienso que esta es una frase verdaderamente fascinante, “visibles e invisibles”, sugiriendo que hay aún muchas más creaciones de Cristo de las que vemos o reconocemos.

RICHARD D. DRAPER: Los griegos dicen: ta orata kai ta aorata. que yo lo traduciría como “lo visible y lo invisible”. Lo que está haciendo Pablo es salir de la visión del mundo en su época, en donde el mundo podía dividirse en dos partes. Un parte era el que se veía, bueno, aquellos objetos y cosas que podemos ver. Pero había otra parte de este mundo igualmente real, que eran fuerzas, fuerzas que moldearon y cambiaron la historia, fuerzas, que eran invisibles o estaban escondidas para nosotros. Él llama a esta clase de poderes los tronos, principados, dominios. Y lo que el profeta nos está diciendo era que Jesús no estaba sujeto a la influencia de estos poderes invisibles, porque él es realmente el creador de todas las cosas.

MICHAEL D. RHODES: En Moisés capítulo 7, por ejemplo, cuando Enoc ve el desarrollo de la historia del mundo, él ve la crucifixión de Cristo y dice: “Todas las creaciones de Dios lloraron, y la tierra gimió y se hicieron pedazos los peñascos”. (Moisés 7:56). Así que no fue solo esta tierra, sino todas las creaciones de las cuales Jesucristo fue un agente de su padre en los cielos, las que lloraron en agonía mientras su creador sufría el sacrificio de la expiación.

PAUL Y. HOSKISSON: Pienso, que El Libro de Mormón [UH] claramente nos enseña que el concepto de Jesucristo como el creador de este mundo y de otros mundos existió antes de la época de Cristo. Cuando miramos las palabras de Mosíah, en el capítulo 3 versículo 8, que son… las palabras de un ángel dadas al Rey Benjamín, que dicen: “Y el [el Salvador] se llamará Jesucristo, el hijo de Dios, el Padre del cielo y de la tierra, el Creador de todas las cosas desde el principio y su Madre se llamará María”. Aquí está claro que el ángel y supongo también que toda la gente en el Libro de Mormón entendió que el Dios del Antiguo Testamento, el que creemos es Jesucristo, fue el creador de esta tierra y todo lo que en ella existe.

Vaya a Episodio 1, Parte 2

Derechos de autor © 2017 Mesías - He aquí el Cordero de Dios. Todos los derechos reservados.
Este sitio web no es propiedad ni está afiliada a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (algunas veces llamada la Iglesia Mormona o Iglesia SUD). Las opiniones aquí expresadas no representan necesariamente la posición de la Iglesia. Las opiniones expresadas por los usuarios individuales son de responsabilidad de los usuarios y no representan necesariamente la posición de la Iglesia. Para visitar las páginas oficiales de la Iglesia, sírvase visitar LDS.org o Mormon.org.