Guión de Mesías: Episodio 7, Parte 3

JOHN TANNER: ¿Sabe Kent? Usted tiene razón acerca de la Segunda Venida. Cuando lo pienso, Jesús mismo provee la fuente más importante de información acerca de la Segunda Venida. Todos los cuatro Evangelios lo presentan hablando abiertamente de su regreso. Lo hace en parábolas, lo hace en profecías, lo hace con claridad. El proclama que él regresará a la tierra. Es allí en el Monte de los Olivos donde Jesús responde a la ferviente pregunta de sus discípulos: “¿Cuándo sucederán estas cosas? ¿Y cuál será la señal de tu venida y del fin del mundo?”. (Mateo 24:3).

ERIC D. HUNTSMAN: Mateo 24 es el relato más completo que tenemos en lo que se llama “El discurso del Monte de los Olivos”, donde Jesús habla a Sus discípulos acerca de la destrucción de Jerusalén y su eventual regreso.

Yo creo que sus discípulos necesitaban la información contenida en este discurso, medio que Cristo usó para prepararlos. Todas sus expectativas mesiánicas estaban a punto de desvanecerse. Muchos de ellos tal vez todavía estaban aferrados a la visión contemporánea que el Mesías iba a ser un líder político y militar. Lo que Él sabía era que en pocos días el estaría muerto y en la tumba y sus discípulos estarían muy, muy confundidos. Así que pienso que era muy importante que él les dijera sobre la gloriosa restauración de Israel y el tiempo en el que él gobernaría la tierra llegarían, pero no sería ahora.

RICHARD D. DRAPER: El no les da un día, en cambio les da una serie de circunstancias. Por lo tanto la Segunda Venida está ligada más a acontecimientos que a fechas reales: Cuando veáis estas cosas, sabed que estoy a las puertas. Versículo 6: “Y oiréis de guerras y rumores de guerras; mirad que no os turbéis”. Es interesante. Lo que el Señor está diciendo es, las guerras continuarán porque es algo endémico; eso es parte de la horrible historia de la humanidad y no esperen que mejore en los últimos días. De hecho el Señor dice que van a empeorar. Van a empeorar, pero mantengan su fe, porque yo todavía estoy a cargo.

Versículo 14 “Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para dar testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin”. No dice que vamos a tener conversiones en estas naciones. La conversión no es necesaria. No obstante, el evangelio debe ser predicado, sólo entonces, el Señor vendrá.

ERIC D. HUNTSMAN: Una de las cosas que hace de Mateo 24, este recuento del discurso en el Monte de los Olivos, mucho más extenso que las versiones de Marcos y Lucas, es que éstas profecías que todos los tres comparten, en el evangelio Mateo son seguidas por enseñanzas específicas. Me gusta llamarlas las “Parábolas de Vigilancia” Y me encanta el versículo 27: “Porque como el relámpago que sale de oriente y se muestra hasta el occidente, así será también la venida del Hijo del Hombre” La imagen es que cuando los relámpagos resplandecen a un lado del cielo, usted los ve a través de todo el cielo, así será de público el regreso final de Jesús.

JOHN TANNER : Es en este momento de mayor angustia para los seguidores de la justicia, cuando todo parece perdido, una de las profecías de Jesús referente a su venida en toda su gloria se cumplirá y la vemos en Mateo 24.

GAYE STRATHEARN: Sí. ““Y aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces se lamentaran todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre que vendrá sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria”. (Mateo 24:30).

KENT BROWN: Conectando esto, la señal aparecerá en algún lado en el Monte de los Olivos, incluso con sólo tocar el monte con su pie, éste se dividirá en dos. Como ustedes saben Jesús primero nace en Belén en la obscuridad. En esta ocasión todo el mundo lo reconocerá. Como Juan nos lo recuerda: “Todo ojo le verá”. (Apocalipsis 1:7).

RICHARD DRAPER: Ningún hombre sabe el día o la hora. Y aunque Pablo no sabe el día o la hora de la segunda venida, le dice a los tesalonicenses, “Vosotros no sois hijos de la oscuridad, mas sois hijos de la luz y por lo tanto estad preparados para el día, para que no os sorprenda como ladrón en la noche”. Y más tarde el Señor retoma esto en la sección 106 de Doctrina y Convenios donde le dice a los santos de los Últimos Días, seáis hijos de luz, y yo les prometo que ese día no los sorprenderá como ladrón en la noche (Doctrina y Convenios 106:5).

Amos 3:7 “Porque no hará nada Jehová el Señor sin que revele su secreto a sus siervos los profetas”. Y siendo este el caso entonces podemos estar seguros de que los santos no serán tomados por sorpresa, el Señor le va a decir a su profeta, el Señor le va a decir a sus feligreses.

Sin embargo, y es evidente por medio de esta parábolas, que lo único que el Señor quiere enfatizar es que cuando sepamos el día y la hora va a ser demasiado tarde para prepararnos. La parábola de las diez vírgenes; el llamado, el novio está en camino, y ¿qué pasa? ¿Tenemos nuestras lámparas llenas de aceite o no? Y si nuestras lámparas no están llenas, no vamos a estar preparados para ese día.

messiah jesus christ mormon filmGAYE STRATHEARN: Cualquiera que estudie las señales de la Segunda Venida entiende que junto con la predicación del evangelio a todas las naciones, junto con el recogimiento de Israel, también habrá una reunión de los ejércitos para pelear contra los creyentes. Las escrituras indican que esta batalla culmina con ejércitos amontonados aquí en el cerro de Megiddo para la batalla del Armagedón.

ROGER KELLER: Esta batalla final parece ser una batalla mundial entre el bien y el mal. Es una batalla religiosa, pero no va a ser religiosa o entre varias sectas religiosas o cosas por el estilo. Va a ser más como la batalla final de aquellos que visualizaron en Qumran las fuerzas de Dios y las fuerzas del mal, donde por último Dios vence.

ALISON COUTTS: En Zacarías hay un ataque cuádruple a los hijos de Israel. Está la captura, el saqueo, el rapto de las mujeres y el exilio de la mitad de los que sobrevivan toda la destrucción y esta es una metáfora de cómo van a ser las cosas en esta gran batalla. Esta será una guerra de almas así como una guerra, una guerra física.

ROGER KELLER: Abarcará a todo el mundo, nadie va a quedar por fuera. Babilonia es un símbolo para todo lo que es negativo. Todo lo que se desvanecerá, todo lo que se destruirá. Pero será una terrible última batalla que incluirá miembros de La Iglesia de Jesucristo de Los Santos de los Últimos Días. Ellos no serán inmunes al dolor y sufrimiento de esta batalla.

JOHN TANNER: Una de las cosas de estas escrituras apocalípticas es que nos causan miedo y causan que mucha gente especule. Algunas veces encuentro estas cosas un poco productivas para mis propias creencias religiosas. Creo que nos las dieron para ayudarnos y advertirnos de las cosas que vendrán, una muestra de misericordia por parte del Señor.

Es importante saber que las calamidades vendrán, que han sido previstas, que son parte del plan de Dios para este mundo. No sabemos exactamente lo que va a suceder en cada batalla; no sabemos todos los detalles. Pero si sabemos en términos generales algunas de las cosas que sucederán en los últimos días de esta dispensación.

GAYE STRATHEARN: Cuando Jesús descienda en las nubes, con fuego y gran gloria, cuando sus pies toquen nuevamente la tierra, aquí en el Monte de Los Olivos por donde caminó miles de años atrás, entonces él dará comienzo al grandioso y pacífico Milenio.

ANDREW SKINNER: De hecho con un lenguaje muy vívido, el profeta Isaías describe el reinado milenario de Jesucristo. Aquí están sus palabras: Sino que juzgará con justicia, a los pobres y argüirá con equidad por los mansos de la tierra: Y herirá la tierra con la vara de su boca, y con el espíritu de sus labios matara al impío. Será la justicia cinto de sus lomos y la fidelidad ceñidor de sus riñones. Morará el lobo con el cordero, y el tigre con el cabrito se acostará: el becerro y el león y la bestia doméstica andarán juntos, y un niño los pastoreará. . .” (Isaías 11:4–9).

GAYE STRATHEARN: Realmente será algo digno de ver, ¿verdad?

ANDREW SKINNER: Así es.

SUSAN EASTON BLACK: La Segunda Venida del Salvador en medio de las nubes, será un evento mundial largamente esperado por los cristianos desde su muerte. ¿Quién estará con él cuando él venga para ese maravilloso reino milenario? Los justos vendrán con El. Incluso los justos que aún están en sus tumbas se levantarán. Será un tiempo maravilloso para los justos, así como para los padres quienes podrán criar niños para salvación.

JOHN TANNER: Hay una especie de simetría en cómo él Señor diseña la historia. Usted comienza en un estado paradisíaco y seguimos avanzando hacia un estado paradisíaco, sólo que mucho más exaltado, porque no sólo estamos volviendo al principio, estamos volviendo a algo mayor. Regresaremos de nuevo, no solo como individuos solitarios. Los esfuerzos… el trabajo del milenio, nuestro trabajo ahora es un trabajo familiar. Es una escena donde participan generaciones para unir todas las cosas y el Señor, Cristo, le traerá al Padre el reino que es Su reino de familias unidas mediante convenios.

VIRGINIA H. PEARCE: Creo que hay un sentimiento de soledad y separación en cada corazón humano y del cual no hablamos mucho. Pero si vemos la manera en la que nos comportamos, estamos actuando para llenar esa soledad. Todos lo hacemos. ¿Me hará el dinero sentir menos vacío? ¿Hay en el mundo una persona a la que pueda amar y entonces no me volveré a sentir solo? Mis hijos, si tengo bastantes y si son lo suficientemente buenos, ¿harán que yo nunca me sienta solo otra vez? No. No. Somos animales solitarios. Esta es la naturaleza de la condición mortal. Porque estamos separados de Dios. Así que cuando hablamos del final de la escena, creo que la parte inescrutable de ello será que se habrán ido. Que estaremos de nuevo en su presencia y nos sentiremos completos, llenos, nos sentiremos a salvo, nos sentiremos parte de todos. Todos seremos lavados en este amor celestial de Dios y del Salvador. De esto se trata, traer a toda la familia humana a este círculo. Creo que cuando usamos la palabra rodeado por sus brazos, somos todos nosotros juntos. Toda la familia humana que confiese su nombre y participe de esto será reunida en el amor de una manera en la que ahora solo podemos imaginar.

RICHARD HOLZAPFEL: Parece que la intención de Dios desde el principio era esta familia, esta familia eterna que vendría al mundo a experimentar la vida en todas sus posibilidades, enriqueciendo así su camino para ser como Jesús. Y Jesús como el primogénito, el hijo por excelencia de Dios, escogió llevar a cabo la voluntad de Dios, sabiendo que al cumplir la voluntad de Dios él estaba logrando la inmortalidad y vida eterna de los seres humanos, tanto hombres como mujeres, todos los que nacieron, los que viven ahora y los que están por nacer. Y así como el Dios del Antiguo Testamento anunció su ley, su convenio, él le prometió a Israel su redención. Ahora el ultimo cumplimiento de esa promesa fue en Su propio nacimiento, cuando el vino como el Hijo de Dios, el único de Dios, él amado hijo y es a través de Él, a través del Jesús de Nazaret que el verdadero amor de Dios se manifiesta.

GAYE STRATHEARN: Las pisadas de un hombre en el meridiano de los tiempos, aún Jesús de Nazaret, eran en realidad la continuación de los pasos dados en la infancia del universo. Antes de que se estableciera la fundación de esta, la familia de Dios puso su fe en el primogénito del Padre, como la figura central de un plan diseñado para exaltar a los hijos de Dios.

JOHN TANNER: “No tendrán más hambre ni sed y el sol no caerá más sobre ellos, ni calor alguno, porque el Cordero que está en medio del trono los pastoreará y los guiará a fuentes vivas de agua: Y Dios limpiará toda lagrima de sus ojos”. (Apocalipsis 7:16).

messiah jesus christ mormon filmJUAN HENDERSON: Sin el Salvador, el plan del Eterno Dios, Nuestro Padre Celestial, se hubiera frustrado completamente. A menos que el Salvador hubiera roto las ataduras de la muerte para que pudiésemos resucitar como Él y vivir eternamente, sin tener que pasar por el sufrimiento en Getsemaní, que nos libera si nos arrepentimos de nuestros pecados. Pero no solamente eso, nos convierte en verdaderos discípulos de Cristo, donde dejamos al hombre natural. Sin el desempeño del Salvador en todo esto, no seríamos ni siquiera capaces de soportar la presencia de Dios. Si escogemos, podemos seguir al Salvador y hacer las cosas que Él nos invita a hacer y regresar para estar con él por siempre jamás.

RICHARD HOLZAPFEL: Su intención original era llevarnos de regreso como una familia. El Padre escoge a Jesús de Nazaret, su hijo Primogénito, el Señor Dios Jehová, el Dios del Antiguo Testamento, Jesús el Mesías, Jesús el Señor resucitado, para cumplir su voluntad. Y así nos asombramos que Él mismo escoge cumplir completa y cabalmente la máxima voluntad de Dios de llevarnos a su presencia, para poder adorarle. Y en esto se manifiesta el amor de Dios, que él murió por nosotros aún siendo pecadores.

KENT BROWN: Noten que Jehová en el Antiguo Testamento, Jesús en el Nuevo Testamento, el hijo Primogénito se convierte en el primer fruto de la resurrección. Y desde que el Jesús resucitado habló abiertamente de su glorioso regreso, desde entonces millones lo han estado buscando. Jesús el Cristo reinará durante un milenio de paz y proselitismo, al final del cual cada alma habrá recibido la oportunidad de aceptarlo o rechazarlo como el Hijo de Dios y el Salvador del mundo. Será aquí cuando Satanás y sus seguidores serán arrojados a las tinieblas y la tierra recibirá su gloria celestial. Es aquí donde las palabras de Jesús en su oración en Galilea finalmente se cumplirán: “Venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra así como en el cielo”.

Derechos de autor © 2017 Mesías - He aquí el Cordero de Dios. Todos los derechos reservados.
Este sitio web no es propiedad ni está afiliada a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (algunas veces llamada la Iglesia Mormona o Iglesia SUD). Las opiniones aquí expresadas no representan necesariamente la posición de la Iglesia. Las opiniones expresadas por los usuarios individuales son de responsabilidad de los usuarios y no representan necesariamente la posición de la Iglesia. Para visitar las páginas oficiales de la Iglesia, sírvase visitar LDS.org o Mormon.org.