Rebeca Testifica de Jesucristo

jesucristo-mormonSé que Jesucristo vive. No lo he visto a Él cara a cara, pero he sentido Su amor en mi vida. He encontrado muchas esperanzas al saber que a causa de mi Redentor, puedo ver a mi familia después de esta vida. Debido a la resurrección y expiación de Cristo sé que puedo ser perdonada por mis errores y volver a Dios. Sé que Él me ama incondicionalmente, y dio Su vida por mí. Yo no soy perfecta, pero sé que Jesús sufrió por mis pecados y errores para que yo pudiera arrepentirme y volver a Dios. A medida que he tenido fe en Él, he visto milagros a mi alrededor y he recibido la suficiente fuerza para soportar mis pruebas personales y desafíos. Sé que nunca he estado sola en mi lucha y mi Salvador me puede sostener cuando todo parece perdido. Él es una fuente constante de esperanza, fuerza y luz cuando todo parece oscuro, solo y perdido.

He aprendido de Cristo por mí misma al meditar las enseñanzas en las escrituras y al escuchar el testimonio de los profetas y apóstoles modernos de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (inadvertidamente llamada la “Iglesia Mormona” por otros). (Véase “El Cristo Viviente: El Testimonio de los Apóstoles”). Algunos de mis pasajes favoritos y testimonios de Él incluyen las profecías de Isaías en La Biblia (Isaías 53: 4-7) y cuando Cristo visitó a los antiguos habitantes de las Américas tal como se registró en el Libro de Mormón (3 Nefi 11:9-17). Yo sé por mí misma que mi Redentor existe por el testimonio de paz, calma, felicidad y el gozo inefable que he sentido al saber de Él. Esto ha bendecido mi vida de muchas maneras.

En España, conocí a una mujer que nunca había oído hablar de Cristo y compartí mis creencias concernientes a Él. Ella empezó a leer y estudiar acerca de Su vida en las escrituras y en la Iglesia. Ella se convirtió en una persona diferente. Cada vez que la veía parecía más feliz y sus ojos brillaban con una luz a medida que aprendía por sí misma de que Jesús era su Salvador. He oído a varias personas decir que han visto una luz en mis ojos y esto puede venir de mi amor por Cristo y el deseo de ser como Él. Jesús mismo nos ha suplicado en varias ocasiones en las escrituras el “venir a Él” y creo que Él nos está esperando con amorosos brazos extendidos.

Recursos adicionales:

Aprenda más sobre las creencias mormonas en el sitio oficial de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.
Solicite un ejemplar gratuito del Libro de Mormón.

Busque un centro de reuniones en su localidad.

Derechos de autor © 2017 Mesías - He aquí el Cordero de Dios. Todos los derechos reservados.
Este sitio web no es propiedad ni está afiliada a La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (algunas veces llamada la Iglesia Mormona o Iglesia SUD). Las opiniones aquí expresadas no representan necesariamente la posición de la Iglesia. Las opiniones expresadas por los usuarios individuales son de responsabilidad de los usuarios y no representan necesariamente la posición de la Iglesia. Para visitar las páginas oficiales de la Iglesia, sírvase visitar LDS.org o Mormon.org.